Daguerrotipas Daguerrotipas

Comienzos daguerrotiperos: Inés, Ana, Bárbara y Carlos, gracias.

Esto es algo que escribimos en nuestros comienzos y teníamos en la recámara para sacarlo en el momento en que tuviésemos tiempo.

 

Actualizando el texto poco nos queda que añadir, lo hemos vuelto a leer y seguimos estando igual de agradecidas, tanto o más porque hemos podido ver a las peques en nuestras sesiones de Navidad, y palabrita os lo decimos, emociona que los clientes vuelvan,  es como recibir a un familiar

No es cosa fácil escribir unas líneas acerca de nuestro trabajo, a veces las palabras se quedan cortas, por eso somos más de expresar con imágenes. Pero hoy vamos a intentar contaros cómo el reportaje de esta familia dinamitó a las Daguerrotipas, fue nuestro primer empuje, nuestros comienzos.

Bien es cierto que nos conocemos desde hace años, y hemos trabajado juntas, pero no con un proyecto común. Cuando Bárbara se puso en contacto con nosotras nos supuso un subidón y un reto al mismo tiempo, era la primera vez que las tres íbamos a entrar en escena. ¡Y GRACIAS! Bárbara y Carlos.

Llegamos ilusionadísimas, queríamos que fuese un reportaje perfecto, natural y fresco, y creemos que lo conseguimos. Tenemos que decir que una familia así hace todo mucho más fácil: personas cercanas, cariñosas, bellas y que abren las puertas de su casa con total confianza para que le pongamos el salón patas arriba hahahaha <3.

Ayuda mucho…

Nuestra grata sorpresa fue encontrarnos cómodas, mirarnos de vez en cuando con una mirada de complicidad como diciéndonos “chicas, esto va a funcionar”, y “trabajar” con una sonrisa de oreja a oreja.

La pequeña Ana estaba hermosísima, da gusto ver a un bebé tan sano y con una familia tan entregada, no faltaba el amor. Aunque tenemos que decir que también nos encandiló Inés, la hermanita. Con unos ojazos y pestañas enormes, nos observaba con extrañeza hasta que cogió confianza y nos ganó por completo.

Disfrutamos de ver a Carlos haciendo reír a sus niñas, dedicado totalmente a ellas, y a una Bárbara fuerte, cariñosa, cercana y con una templanza digna de admirar.

Por eso nos sentimos en deuda con ustedes y qué menos que escribiros unas líneas para que sepáis cómo habéis marcado los comienzos de las Daguerrotipas. Ese reportaje podría haber sido un desastre sino hubiéseis creado esa atmósfera de energía positiva que es lo que nos hizo sentir que era el comienzo de algo muy bonito.

 

Gracias, gracias de corazón.

Share Post :

More Posts

Deja un comentario